My Press Zone

Miercoles, 29 de Marzo de 2017

Conejos, huevos y la Semana Mayor

  Conejos, huevos y la Semana Mayor

Publicado en: Ciudad de México, el por

Conejos, huevos y la semana mayor
Conejos, huevos y la semana mayor
Conejos, huevos y la semana mayor
Conejos, huevos y la semana mayor

Pocas veces se analiza el trasfondo de una tradición, sobre todo cuando se habla de los "Huevos de Pascua" al finalizar la Semana Santa, para el mundo católico. Aunque la práctica de regalar huevos el Domingo de Resurrección es popularmente estadounidense, casi todos los países de Latinoamérica adoptaron este ritual.

En Europa, la Cuaresma prohibía consumir productos lácteos y huevo, (considerado como un embrión de pollo). Al tener esta prohibición, las familias guardaban este alimento con una capa de cera y los obsequiaban a los feligreses al último día de la Semana Mayor. El huevo, en varios países representa la vida y la fertilidad. Luego esta regla se quedó en no consumir carne de animales terrestres.

¿Por qué se pintaron y hasta adquirieron sabor a chocolate? Simplemente para hacer partícipes y agradar a los niños. A modo de "cacería", los infantes comenzaron a buscar en el bosque los huevos y conejos de chocolate que el conejo de Pascua (el equivalente a Santa Claus en Navidad), personificado por sus padres o familiares, escondía como parte de un juego para ilusionarlos con la celebración.

De regreso a la historia cristiana, la Semana Santa se observa como un tiempo para reflexionar y perdonar. Desear Felices Pascuas con o sin huevos y conejos de chocolate, es celebrar la Resurrección de Jesucristo, quien murió crucificado para librar de todos los pecados a la humanidad. El símbolo mitológico del conejo se describe como la procreación y la vida que renace al finalizar el invierno.

En antiguas civilizaciones como Grecia, Persia, China y Egipto, entre otras, el huevo también era símbolo de vida. Mientras, en México, sólo es una copia del uso que Estados Unidos contagia por la cercanía de ambas naciones; tal cual pasa con la Navidad e incluso con el Halloween que se celebra como fiesta aparte del tradicional Día de Muertos.

La Semana Santa en Iztapalapa es la máxima representación que vive la Ciudad de México. Allí es donde se recrea en carne propia la historia de la vida, muerte y resurrección de Cristo en la cruz. Los Huevos de Pascua, los conejos de Chocolate, sólo hacen su aparición para dar sabor y dulzura a la gloria que predica la religión católica.

Ayudamos a posicionarlo en medios
Comparte en redes sociales: